(0) el rayo solar

¿quí em parla?

-Àngel brillant, ¿ets tu el traductor dels misstages que escolto? diga’m ¿com i on estàs situat?

-Des de les carenes nevades i amb una copa de vi a la mà canto a les balenes, als dofins i als de més enllà. Tens al cap una còfia, un embut, parlant clar, per on s’escola el nèctar que degoteja la informació que em demanes. I quan vull parlar-te de coses de gran abast bufo el vent, i enfilo cap a les forces misterioses que dansant van prenent forma…

– Veig un raig blanc amb un punt roig. Tens porpra al redós i un groc pàl.lid fluent que m’esberla el pensament, i a voltes brilla cap unverdós fosforescent. ¿Són els mateixos colors els que em canten diverses contestes a la mateixa questió, quan demano consell al meu ser superior?

– Oi tant! de cada corona vessa un color i t’acarona una part del cos. Els raigs de color que venen de dalt són cosa molt gran.

– Me’ls pots desxifrar? Un per un hauries d’anar descrivint el lloc que ocupen dins la catedral de l’univers que viu a dins de cada ser i del món sencer.

– Molt bé, vés apuntant: …

¿quién habla?

-Àngel brillante ¿eres tú el traductor de los mensajes que oigo? díme ¿cómo  y donde estás situado?

-Desde las cimas nevadas y una copa de vino en mano canto a las ballenas, a los delfines y a los de más allá. En la cabeza llevas una cofia, un embudo por donde se cuela el néctar que gotea la información que me pides. Y cuando quiero hablar de temas de gran alcance soplo viento, y me elevo hacia las fuerzas misteriosas que danzando toman forma…

– Veo un rayo blanco con una nota roja. Tienes púrpura en el abrigo del que fluye un amarillo pálido que me licua el pensamiento, a veces su brillo se ve verde fosforescente. ¿Son los mismos colores los que me cantan varias respuestas a la misma cuestión, cuando pido consejo a mi ser superior?

– Claro que si! De cada corona se vierte un color que acaricia una parte de tu cuerpo. Los rayos que vienen de arriba son cosa grande.

– ¿Me los puedes descifrar? Uno por uno, deberías describirme el lugar que ocupan dentro de la catedral del universo que vive en el interior de cada ser y del mundo entero.

– Muy bien, ve apuntando: 

Así se inicia el canto, la Semántica del Color

En 2015 conecté por primera vez con una entidad aparentemente exterior a mí. Me hablaba en latín y no le entendía, así que le pedí interiormente que me hablara en mi idioma, lo que hizo inmediatamente aunque se expresaba en un catalán antiguo y culto, en un vaivén rítmico. Era la primera vez que escuchaba una voz. Esta aparición, que vino acompañada de unos acordes musicales maravillosos, podría ser un ángel, pero no tengo necesidad de humanizar lo abstracto, puesto que vi un rayo que, como un hilo blanco, pendía de la inmensidad, brillando, atravesando el sol y tocando mi corazón, despertando en mi un sentimiento poderoso de amor por todo.

No leo apenas temas referidos al ocultismo para no codificarme de otros lenguajes que no sean los que yo misma capto, para que no interfieran en los contenidos que descargo.

Su fulgor blanco, que encerraba un punto rojo en su flanco, atraía consigo otras tonalidades: el amarillo pálido, fluido se desparramaba de sus manos licuándose, el rosa pálido y el verde fosforescente le envolvían el manto, un azul celeste clarísimo emanaba de sus sienes y un violeta tirando a magenta refulgía entre sus brazos que parecían abrazar la galaxia entera, transformada en cascada de perlas y diamantes iridiscentes, transparentes, emitiendo volutas turgentes y avellutadas. Blanco es su tonalidad básica y, cómo no, ese era el no-color de sus alas o fuerzas aladas que vibraban en mis pupilas encegadas.

Un año más tarde caí en la cuenta que podía atraer nuevamente a esa fuerza. Probé y me respondió inmediatamente, ya no paró de hablarme.  Simplemente rememoraba ese primer incidente y abrir mi corazón a su fuego candente que vertía en mí información con su tridente, su triple llama iridiscente, blanca, lila y amarillo-verde. 

Este rayo usa conmigo un apelativo, me llama Noia de l’Alba -Mujer del Alba- para referirse a mi tarea de atraer información acerca del poder sanador del agua, del rocío de la mañana. Cuando escucha el nombre con el que me bautiza veo un campo de luz blanco-gris plata.

Poco después se me dió un sonido, provenía de un rayo que me recordaba el nido, es decir, el sitio de donde partí para llegar hasta aquí. Aprendí que se trataba de mi rayo o ángel particular -conocido como ángel de la guarda-. Él mismo me estuvo contando que lo elegí para acompañarme y despertarme del olvido. Es un rayo que me vigila y me ‘acuerda’, es decir, procura que no me suelte de la cuerda, de la rama o trama etérica que me mantiene con vida. Me ha socorrido repetidas veces de accidentes y peligros que me ha descrito, y pensar que ni siquiera me acordaba de la mayoría de ellos! Le estoy muy agradecida.

Su sonido o signatura tiene muchas variantes pues son todas las traducciones que existen del nombre Juan: Joan John, Jonathan, Johannes, Jan, etc. Durante meses me impulsó a cantar sus nombres. Su pronunciación ejerce en mi un particular re-alineamiento de mis energías, por lo además, es un rayo divertido, es muy franco, y atrevido! y me llama ‘mujer del cielo raso’.

El Rayo Solar se describe a sí mismo como un principio vertebrador o nivel de conciencia que orquesta al resto de voces, aliados y rayos que me transmiten los mensajes :

 

…Sóc l’Àngel Solar, l’Àngel que orquestra totes les línies de força que conformen el teu sostre. Sóc aquí des de l’inici dels temps i el meu servei és aquest: parlar-te per descriure’t la bellesa dels astres i els teixits d’alabastre que us conformen, per traduïr els sons en lletres. Des d’aquí dalt veig totes les forces que intervenen quan obriu la porta al foc celestial.

Jo duc la cornucòpia, jo vesso damunt teu les gotes daurades pel teu enteniment.

Jo organitzo les paraules dels teus aliats per donar-te joia i sembro els teus camps vibrants. Sóc amic de la lluna i del sol matiner, així també tu fas camí de dia sota el meu parasol, així et guareixo d’allò que no és bo i et dono protecció.

… Soy el Ángel Solar, el Ángel que orquesta todas las líneas de fuerza que conforman tu techo. Estoy aquí desde el inicio de los tiempos y mi servicio es este: hablarte para describirte la belleza de los astros y los tejidos de alabastro que te conforman, para traducir los sonidos en letras. Desde aquí arriba veo todas las fuerzas que intervienen al abrirse la puerta al fuego celestial.

Yo llevo la cornucopia, yo derramo sobre ti las gotas doradas a tu entendimiento.

Yo organizo las palabras de tus aliados para que goces y siembro tus campos vibrantes. Soy amigo de la luna y del sol tempranero, así también tú haces camino de día bajo mi parasol, así te curo del posible sufrimiento y te doy protección.

 

 

no és permesa la reproducció de les imatges i textes sense el meu permis // no está permitida la reproducción de las imágenes y texto sin mi permiso