Apariencias: la casa 1992-95

Construir con luz artificial me lleva a investigar el vacío, la oscuridad

    “La sombra produce la enfermedad, y el encararse con la sombra cura… Un síntoma siempre es una parte de sombra que se ha introducido en la materia… Por lo tanto, el síntoma completa al hombre, es el sucedáneo físico de aquello que falta en el alma.” T. Dethlefsen y R. Dalhke: La enfermedad como camino

Love’s sweeter than wine en Dependencias, Museo Reina Sofía (Madrid) 2009

Apariencias es un conjunto de instalaciones hechas con haces de luz que circulan por los espacios vacíos del museo, recrean los distintas estancias de una casa donde proyectores, cables y objetos conviven con sus sombras que, aparentemente, presentan otros comportamientos y que a su vez nos representan.

 

Comedor: el miedo a la madre 1992 // Tras las cortinas de la apariencia de la familia burguesa se esconde una niña,  jugaba con cosas que identifican a su madre: comida envasada, medicinas, un envase de jabón la representa. Hay vacío y encierro tras la fachada que hemos visto en un primer momento, antes de penetrar tras ésta para ver la causa de las sombras que nos daban miedo. Hay capas superpuestas, hay diversos niveles de consciencia que alumbran nuestras estancias.

 

Estantería para un lavabo de hospital 1992 // La luz de un único proyector incide en una armarito con puerta-espejo que rebota el haz lumínico a lo largo de la pared, se introduce en la maga de la bata, y al chocar de nuevo con un espejo facial se introduce por el pantalón hasta aterrizar en el orinal de bebé. La luz circula en línea recta y tropieza, penetra, y con la distancia se va apagando, Estamos ante la recreación de un cuerpo, desde su cabeza -armario con medicinas-, pasando por la espalda -estante con la secuencia de envases en progresión de tamaños- hasta las extremidades y  los pies. Es la luz en movimiento que simula la sangre de nuestro cuerpo, o la energía invisible que nos recorre por dentro.
mi casa es mi cuerpo PENETRADO POR HACES DE LUZ

La luz y el calor definen el hogar. Concebido para protegernos no obstante es el lugar donde nace la disfunción del sujeto moderno, donde empieza a vivir la separación de su verdadero lugar de nacimiento, el cosmos, hasta que crezca y se percate que su universo está hecho a imagen y semejanza de sí mismo.

Vemos lo que proyectamos, y estos trabajos son ejercicios para despertar la percepción del espacio psicológico que nos conforma, ese otro cuerpo que envuelve al cuerpo, sobretodo durante nuestra infancia: el hogar.

Decido de-construir una vivienda familiar para reconstruir la casa del yo, ese espacio donde converge la relación con uno mismo a través de los otros, los espectadores que habitan mis instalaciones y se ven abocados a unir sus fragmentos, como en el mito de Isis cuando logra unir los fragmentos desperdigados del cuerpo de su amado Osiris añadiendo algo más que no pudo recoger allá fuera sino que nació de su interior: su amor.

En cada habitación investigo aquella zona de mi cuerpo que se involucra en esa estancia: en el lavabo es la piel y los productos para su limpiado y maquillado, la propia imagen, el desecho, el traje; en el comedor la figura materna y los cuidados, la nutrición, la imagen que los niños se forman de los adultos, la fachada, la reclusión en el concepto sanguíneo de familia; en el salón recreo las relaciones de amor y complicidad, con el vino apasionado, la leche y el jabón que devienen los personajes de una novela de amor; en la cocina aparece la rutina, el calendario, con el abecedario de trapos de cocina ante una película en blanco que se raya con el paso del tiempo…

La cocina 1992 // trapos de cocina de diversos tamaños suspendidos de cables a diversas distancias del muro generan sombras del mismo tamaño.

“Para la mente el espacio y el tiempo son, por así decirlo, “elásticos” y pueden reducirse casi hasta un punto de fuga, como si dependieran de las condiciones psíquicas y no existieran en sí mismos, siendo solamente un “postulado” de la mente consciente. En la concepción original del mundo que tenía el hombre, tal y como la encontramos en los pueblos primitivos, el espacio y el tiempo tienen una existencia precaria. Se convirtieron en conceptos “fijos” solamente en el transcurso de su evolución mental, gracias en gran parte a la introducción del sistema de medidas. El espacio y el tiempo, en sí mismos, no son nada. Son conceptos objetivados nacidos de la actividad analítica de la mente consciente y constituyen las coordenadas indispensables para la descripción de los cuerpos en movimiento.(…) Su relativización mediante las condiciones psíquicas (…) se presenta a sí misma cuando la psiquis observa no a cuerpos externos, sino a sí misma…”       

C.G.Jung: Sincronicidad,     

Los objetos de uso diario son como los ruidos que distorsionan una melodía, y hoy en día son productos industriales y desechables. Yo les elijo a ellos, simples y humildes, los reciclo, y los coloco estratégicamente bajo los focos para que podamos verlos de nuevo bajo otro prisma, los animo dotándolos de significados, los convierto en personajes de una ficción vivida por la mayoría tras las cortinas de nuestro consciente. Los necesito para así poder visualizar los recorridos invisibles que hace la luz, sin ellos no la veríamos, son impersonales para que así podamos relacionarnos con ellos, depositar en ellos nuestras imágenes internas, las que conforman nuestras casas interiores, vivencias ligadas a las cosas que todos poseemos y conforman la cultura ya que las cultivamos, piden de nuestra presencia, nuestro cuidado.

Quiero que mi arte llegue a mucha gente y por ello decido trabajar con la simplicidad del día a día. Como hija de una recién estrenada democracia quise modelar un lenguaje para el disfrute de la ciudadanía y que no requiriera pautas aprendidas, meta-lenguajes, conceptos exento de sentimiento, de piel, comprometida en el despertar de nuestros mecanismos perceptivos con los cuales poseemos lo que vemos, todos somos artistas. No quise hacer diferencia entre el objeto caduco y la tecnología que a irrumpido en nuestra vida cotidiana para recordarnos que las cosas tienen vida, pues en ellas proyectamos nuestras carencias y alegrías y pasan a ser un alfabeto oculto de nuestra psique nocturna, nuestro inconsciente que oculta las paredes que delimitan nuestro mundo.

No manufacturo, reubico, y dejo al descubierto los mecanismos que procuran las sombras, solapadas, magnificadas, fragmentadas o sesgadas, pongo al alcance del espectador  el dispositivo, el truco que tradicionalmente el artista escondía y guardaba para sí, un secreto que le daba poder a su firma. De este modo el público deshace los pasos, los actos que han tenido lugar sin su presencia, ante ella disposición aparentemente azarosa descubre un orden y una causa, descubre los lazos invisibles que unen las cosas creando significados. Las sincronicidades articulan nuestros pasos por la vida, son casualidades significativas, son luces que nos guían en la oscuridad del día que nos habita.

Apariencias pudo verse por completo por primera vez en 2001 en Witte de With (Rotterdam) y en la Fundació Tàpies (Barcelona), varios años después de crear y exhibir cada una de sus estancias/instalaciones por separado en numerosas exposiciones colectivas y Bienales internacionales. Se editó un catálogo y un video.