¿qué es el dibujo?

 

El dibujo que practicas no significa, realiza,

con él construyes una imagen que paraliza, momentáneamente, la vida,

para que veas y modifiques su cabida, sujeta como queda a las bridas

que las líneas figuran ser en el momento que las pintas,

 

para que no se te escape por otras vías que te resten tu saliva,

para acordarte de tí misma,

para otorgarles el derecho a que vibren en armonía.

 

Dibujándote creas y restauras el flujo correcto de la vida,

expresada en cada trazo, en cada punto que convoca un asunto

donde te permitas enfocarte, resumida,

y poner así fin y salida a lo que te tenía ausente de tí misma.

 

El objetivo no es dibujar lo que has visto amanecer en tu mente,

se trata, simplemente, de llegar a formar parte de la trama dibujada,

a la que das vida mediante la línea vivida mientra se hace,

mientras surge encantada por arte de magia conducida por tus guías,

por los haces lumínicos por donde te encaminas.

 

Dibujas para mostrarte y dar forma a tu estructura anímica

mediante los filamentos que conforman tus corrientes energéticas,

así pueden ser tejidos de un modo más acorde a tu esencia.

 

Cada área, cada hilo que destejes y vuelves a tejer, reverbera

con su presencia para despertar en ti las correspondientes áreas

de tu cuerpo, de tu alma, que una vez están activas, sintientes,

quedan listas para su modificación, su rendición a la armonía,

para que su vibración se corresponda mejor entre ellas y creen en ti nueva vida,

nuevos patrones más acordes con tu semilla.

 

Acércate a ella, en cada lámina, en cada tramo de tu vía

para despejar su salida del blanco que examinas

con el lápiz en mano, dibújala, respírala! graba su melodía!

ella calienta y activa tu esencia que reverbera e impregna

la imagen que de tí imaginas detrás de las líneas, viva.

comunicación recibida el  28/12/2017

 

no está permitida la reproducción de las imágenes y texto sin mi permiso // no és permesa la reproducció de les imatges i textes sense el meu permis