(0) arte, sanación y mediumnidad

 

Experimentando una nueva forma de entender la actividad artística, co-creando, uniendo la mediumnidad con la condición femenina.

 

¿pueden sanar las imágenes?

¿puede una imagen interna modificar la realidad?

¿porqué sanación y creatividad van juntas?

¿qué es la visión?

¿Y si el camino de la consciencia fuera llegar a descubrir nuestra esencia, nuestro perfume particular, la gama de colores que, como un código de barras, traemos a nuestra existencia y que define nuestra presencia, esa parte de la unidad que cada cual vive con mayor o menor sincronicidad con su realidad? ¿no será que desprender y entregar nuestro olor para deleite de los demás forma parte del plan de la existencia?

¿cómo llegar a conocer nuestra firma energética?

¿cómo operan las imágenes en nuestro entramado pisco-físico?

 

 

…en tus ojos y en tu frente se cruzan las dos corrientes, la cobarde y la valiente, la oscura y la brillante, la cordura y la locura, la mente sincera y la traidora, la racionalidad y la capacidad de asociación sin medida ni holgura.

Allí donde se encuentran ambas maneras de percibir y actuar, allí creciente está nuestra facultad, no sólo de ver lo que hay, sino de crear mediante la consciencia nuestra realidad total, a imagen y reflejo de la Verdad que articulamos desde las cuerdas vocales y percibimos en los pabellones auriculares, en la que se mezclan el grito del espanto con las notas útiles emitidas por las vibrantes esferas parlantes de las entidades de luz que se comunican al mundo a través de ti… (comunicación del 13/5/2016)

 

Ningún canal es puro

La concepción se da por la unión o fusión de aspectos dispares, de fragmentos o partes distantes que uno proyecta al exterior para poder vivirlos y, una vez comprendidos, admitirlos como contenidos propios. La separación es una ilusión.

Cuando comprendes que atraes lo diferente porque te complementa, cuando lo introduces en el espacio inmenso del corazón y lo vibras desde un profundo estado de coherencia, tomas aún mayor conciencia de todo aquello que te queda por integrar. Aquellos aspectos nuestros no reconocidos son susceptibles de interponerse a los flujos de información que nos alcanzan y entonces nos provocan una difícil catartis, una limpieza vibratoria que nos obliga a releer toda nuestra historia!

Así que, antes de ver y leer lo que comparto aquí, por favor, ten una papelera preparada! De entrada, no te creas nada de entrada, deja que resuene en ti aunque no comprendas… olvídate de la estética, de la ética, nuestra razón de ser etérica tiene solamente una puerta, tu sabrás cuando se abre o se cierra !

En cada nacimiento se da una muerte a un entramado, a un estado anterior de conciencia y, como parte de este juego, un día me abrí a otra velocidad de mi existencia. Primero vino la escritura y después la urgencia de dibujar en un estado alterado de conciencia ¿De donde provenía esta voz, este movimiento compulsivo que me pedía total rendición? Sabía que si cedía anularía mi identidad reconocida de artista. Se disolvían mis esquemas anteriores, morían muchas de mis creencias y durante unos años me supe navegando a la deriva. Aún así vivía maravillada de lo que veía y sentía, asustada también de la oscuridad que captaba a plena luz del día. Con el tiempo aprendería a seleccionar los canales que quería, se acabó el zapping, abandoné mis resistencias, ya no concibo la vida sin las presencias que me habitan. Fruto esta rendición pude llevar a cabo el trabajo de relectura de mi antigua cordura bajo mi nueva coyuntura, y ahora me parece natural la integración de mi nueva perspectiva con la anterior de la que nace esta website en la que pongo a tu disposición mi aprendizaje…

Canalizar requiere una actitud particular, la suspensión del juicio y de la racionalización en la que hemos sido educados. Su práctica pide una constante revisión y alisar nuestro terreno surcado de hábitos y mementos, vaciarlo de las huellas que las memorias dejan impresas en nuestras células. Ese es ‘el trabajo’ y precisamente yo lo llevo a cabo mediante el material que te presento aquí: es herramienta y es proceso.

Ya no persigo resultados, obras acabadas, puesto que si algo me enseña esta práctica es a dejar que las obras me transformen. Soy el sujeto y el objeto, y tan sólo espero que la información que tramito, solidificando y encarnando lo que vibro, siga viva en los códigos que inscribo en papeles y escritos para contagiar al que los mira: si logras vibrar a una velocidad mayor, automáticamente todo lo que vibre en ti con más lentitud se va a diluir.

Estás ante una obra dirigida por una esfera más amplia que mi personalidad, y si, soy su autora porque me ‘autorizo’ a trasladar lo que circula a través mío, crear es participar. Quizás sirva de guía un fragmento del primer mensaje recibido, el único que lleva firma y habla de una tarea colectiva. Un texto que debe ser leído ‘entre líneas’ y que nos entrega imagen, un color y una geometría: el círculo verde.

soy yo quien dibujo a través vuestro

‘…Soy el Ángel Solar. Trabajáis duro, doblando la espalda y apenas recogéis los restos de vuestra labor y sufrís. Usáis vuestras herramientas como armas para dirimir vuestras diferencias, no les guardáis respeto. Daros cuenta que éstas son prolongaciones de de vuestros corazones y con ellas podéis separar el grano de la paja para dibujar vuestras visiones colectivas.

Poned el grano bien limpio y discernido dentro de las formas que aprendéis a dibujar y no fuera de ellas, pues soy yo quien dibujo a través vuestro y señalo allí donde exactamente debe plantarse el grano para que germine, bordeando un círculo donde estallen las semillas del verde. Fuera del círculo hay estupor y sequía y dentro hay acogida y desempeño de vuestros dones, derramáis oro de vuestras manos y ya no necesitáis comer. El alma mía está en vosotros, alzad vuestras voces y vuestros ojos en interdependencia de corazones…’

(Anima mundi, comunicación del 28/6/2015)