>>> VIAJE AL ORIGEN DE LAS AGUAS: ASTURIAS >>>

 6 / 11 FEBRERO 2017

vulvas

la cuenca del Ebro vista como una enorme vulva

La conexión del 1º al 2º nivel de conciencia, del chacra raíz al segundo chacra situado a nivel del útero- fue llevado a cabo por las mujeres reunidas en las cavernas en plena glaciación. Ellas fueron las guardianas del cordón sagrado que une a la especie humana con su origen increado.

Te animo a leer los posts que publiqué en la página inicial que sigue abierta SOY*AGUA*SOM*AIGUA y que continuaron en el grupo abierto que abrí posteriormente en fb. Más abajo transcribo algunos de esos relatos.

Numerosas señales en el camino iban dirigiendo mis pasos de un sitio a otro, y enlazaba las energías con las que entraba en contacto. Atenta a los efectos que en mi producían al introducirme en los espacios de la memoria colectiva que guardaban.

He aquí algunos datos de la conexión mediúmnica realizada en el reducido espacio que llaman CAMARIN DE LAS VULVAS y que se encuentra al fondo de la enorme cueva TITO BUSTILLA a orillas del Ribadesella, con pinturas realizadas hace 30.000 años representando, según los arquólogos, vulvas humanas, auqnue para mi son representaciones del huevo cósmico inseminado.

De fondo, el sonido del agua, la cueva entera es una sinfonía acuática, sus cavidades fueron excavadas por las corrientes subterráneas del deshielo. Las cavernas son un molde del agua que por ellas circulaba, son su vacío, y la sensación al estar en ellas es viajar por el interior del cuerpo humano, la roca, es carne viva, cálida y amorosa.

el mensaje de las ancestras

Inicialmente me entregan la descripción geométrica del patrón de formación del óvulo que engendra vida,  gesticulando lo dibujo con el movimiento de mis manos. Un día editaré ese video.

Y después me hablan. Aquí tienes un resumen de su mensaje:

‘ Nos auto-gestionábamos para auto-fecundarnos. Se transmitia este conocimento en rituales de iniciación. La mujer más mayor entregaba este conocimiento, de dar jugo y condimento a la semilla, a la niña…

Sangrar para la mujer es una involución… estamos constantemente preñadas y preñándonos de amor. Tomamos consciencia que el amor es vida, unimos el vórtice energético del vientre con el corazón. Nosotras recibimos y despedimos la vida a través del aprendizaje de la procreación y sus límites.

 

Acompañaban a la muerte: cuando había una desconexión entre el feto y la madre, o se producía su extinción. O si el bebé nacido no era acorde para mantener a la familia, entonces se relegaba ese bebé en un rincón, se le dejaba a la inercia de la vida hasta su desaparición, y venian las mujeres en ritual de oración para acompañar esas ‘pequeñas bestias’, ahí empezó el sentimiento del misterio y la grandeza de la creación, se comprendió que existía un lugar más allá, un lugar para la confección del ser, ese lugar se invocaba para propiciar la concepción

Roja es la sangre, roja es la madre, y negro azabache, ella controla el fuego, ella tiene un dedo con el que mancha la nave, deletreando suave la canción de cada ave determina si germina el bebé y si sabe sabe bien me lo comeré, o se lo daré al padre si sé, o moriré de hambre…

Supervivencia, primer nivel a segundo nivel, se sabe quien sabe, se realiza la madre, se determina quién sabe, se agiliza la sangre, se contabiliza quien fertiliza y se le dan las llaves si sintoniza con la Gran Madre

Los jugos, incorporar, en los liquidos uterinos, la luz. Tenia que llegar fuerza a sus líquidos para impregnarse de líbido, empoderarse para poder concebir. Parece que ellas pensaran que se autoconcibe. 

Nos juntábamos para intercambiar y contarnos los secretos de cómo hacer el amor, para atraer al mejor.

Aqui se impulsaba la germinación en las niñas púberes, para que adquiriesen pronto la posibilidad de embarazarse, de contarse entre las más bellas parturientas.

A las hembras con posibilidad de ser fértiles se las invitaba a participar en los ritos de iniciación a la edad de procrear. Se las permitía bailar para activar su líbido y así iniciar el rito de hacerlas sangrar dando un grito. Se las agraciaba con víveres y se les rompía los hímenes para dejar de ser vírgenes, se las embadurnaba con líquenes y se las untaba de tierras y minerales rojo sangre para que bajara la menstruación. Se hacían ofrendas al himen para que rasgarlo fuera indoloro al máximo, luego se las daba al macho mejor para que las desvistiera sin que sufrieran temor.

Amamantándose entre ellas, aprendían a hacer el acto sexual con amor, desvinculándose de la necesidad de filiación. El acto de enamorarse no se comprendía en su civilización, mas se contenía en el círculo de protección.

Juntábanse en el camarín para enseñar y mostrarse en su condición de sanadoras, y de cazadoras del amor. Ellas aglutinaban al pelotón. Ellas se mantenían vivas gracias al cordón, a la sabiduría que les llegaba de su condición de madres, dadoras de vida y nutrición.

Rugían hasta despellejarse para asegurarse la manutención. Después de pelearse se escondían del desastre, esa es la razón por la que buscaron aislarse en el fondo de la cueva-madre para pedir perdón.

Mientras la madre paría, la otra vigila alguna incursión. Las horas de vigilia pedían a las niñas visitación, mugían y figuraban ser vistas encinta.

 

En el tránsito del bebé cuando nacía, se partía momentáneamente el cordón de unión con el espacio de donde se venía, con el orígen. Había un escalón, el bebé caía, había una terrible conmoción al llegar aquí de día, a través de la encarnación.

Para devolverle la sabiduría, restaurarle de tal pérdida, se hacía el trabajo de reconexión, se pedía a la Madre Divina en petición que devolviera la luz divina al bebé que salía en convolución.

Se le restablecía su cordón con la tría, la trinidad o triángulo en otra posición.

Es así: aquí estamos, de aquí venimos, así se restablecía el cordón.

El bebé sufría el paso entre la vida estelar y su manifestación en la materia terrenal. Era un momento de amnesia, sssssssssse convocaba a la maestra (la serpiente suena y ssssesssea, la que el cordón restablecía). He aqui su pizarra (los pictogramas de las vulvas) donde contaba el ciclo de la vida y su asunción de una repetición circular.

-¿Hay algo que podamos obtener, aquí y ahora para nosostras de vuestra sabiduría?

-Es importantísimo devolver el vínculo al ser. El vínculo con lo superior que está en lo inferior. Puedes hablar con tus jugos de la inclusión, cuando reciben al esperma. Tus jugos tienen una oclusión para recibir la nueva información que está lista para la evolución. Hay un salto de Era, recíbela en tu parte íntima, recíbe la apertura a esa condición nueva desde la materia. Ordénala segun un patrón que admita la información que llega a través del cordón. Se os esta pidiendo una nueva actuación en la tierra por la extinción que llega.

Bendícela, visualiza este triángulo, viaviliza esa brocha gorda, recibe nuestra bendición…

Me saltan lágrimas de emoción… Y en compensación empiezan a darme imágenes de sus cuerpos… y pronto se ríen de lo enclenques que me ven, ellas me muestran sus caderas, sus posaderas, sus músculos, grasientas… son unas parideras!

Me cuentan que tengo otro tipo de fortaleza debido a la entereza de atravesar este viaje arduo a través de esta época de forzado patriarcado, y que ahora estamos muchas que retomamos el camino de la feminización por equilibrio de las dos partes ‘esa es la salvación’.

Emoción, lágrimas… Y ahora siento como si me acunaran. Me mezco, me abrazo. Gracias. Gracias. Gracias. Me siento deseada, acunada.

Abro los ojos. Veo la pared, la veo punteada, me siento acunada por la piedra, me siento en el interior de sus caderas. ‘

La cueva entera es una sinfonía acuática, salgo renacida, el mar cantábrico ruge y canta, bienvenida de vuelta a la luz del día!

 

 

Es una experiencia libidinosa encontrarse con las curvas sinuosas y texturas manchadas de pinturas en rojos, violetas y tierras aglutinadas con grasas, larga y cuidadosamente preparadas. El corazón vibra alto y el tiempo ya no cuenta aqui dentro.

La invención de la luz artificial posibilitó que se pudieran pintar las cuevas, inventaron lámparas en piedras cóncavas donde quemaban el tuétano de los animales que cazaban. La invención de la pintura va ligada a la invención de la luz artificial.

La manufactura misma de los pigmentos era puro rito. El proceso de fabricación y de adhesión de la pintura a los entresijos de la roca era un acto de comunión con lo eterno, atención humilde al accidente natural que se aprovecha para humanizarlo -hay vulvas en todo Tito Bustillo, sus esquinas y grietas son el molde de un inmenso cuerpo que nos revela sorpresivamente otras dimensiones energéticas que siguen estando ahí aunque no las vemos.

Estar dentro es revivir la reclusión en ese espacio cósmico del que provenimos. Se oye la serpiente sesear para recordarnos que el cordón que nos une a la Vida es sostenido por una luz que juega con nosotros.