#dibujoyenergía ¿qué es?

 

“Cuando me entrego a dibujar y, de repente, veo llegar el color siento que aumenta mi vibración. Sesión tras sesión he ido recuperando mi valor… ahora sé cómo limpiarme de temas pesados, o hago las prácticas energéticas que nos has enseñado… y a veces me pongo las grabaciones de las meditaciones guiadas, para mí se han convertido en prácticas necesarias! Es por esto creo que mi intuición se ha disparado! ¿Sabes? desde la segunda sesión descubrí que quería cantar, aunque me sigo conectando con el dibujo pues siento que me ayuda a ser más y más yo misma…” (testimonio de una participante)

Canalizar para sanar con #dibujoyenergía

Así como la escritura activa preferentemente el hemisferio lógico y analítico del ser humano, la libre expresión de la línea y el color sobre el papel articula más fácilmente ambos hemisferios, estimulando nuestra capacidad innata de recibir información de los campos sutiles de nuestra conciencia. Eso es canalizar.

El dibujo es una escritura cognitiva que va al rescate del hemisferio derecho, el gran olvidado por nuestra cultura. Cuando propiciamos la conexión de ambos aspectos de nuestra psique podemos entrar en estados alterados de la conciencia y activar a voluntad los cambios oportunos en nuestro entramado psico-físico individual e irradiarlos hacia el colectivo. El diálogo con la imagen del cosmos que cada uno de nosotros incorporamos es necesario para hacer frente a un mundo que pide revisar el rol de la creación como motor para la sanación y la propiciación de una realidad más acorde con nuestra naturaleza inter-dimensional.

Mediante la creación de los círculos de trabajo -donde participan artistas y no artistas- quiero resituar al Arte como una herramienta para el bien común. Mi objetivo es que cada uno se configure su propia caja de herramientas energéticas para auto-generarse un espacio de acompañamiento en los procesos que le pide la vida, para poner la intuición al servicio de la vida. Estás ante un proyecto de universidad abierta y participativa, formada por artistas y no artistas, por todos aquellos que deseéis incorporar esta metodología participativa

El dibujo-medicina

Con la práctica del dibujo vibracional accedemos al propio campo energético, el cuerpo de luz que genera todo ser vivo donde anclamos la información etérica que debemos ver, nutrir e integrar, para transformarnos y lograr sentirnos libres y completos.

Trabajamos en series progresivas de dibujos a partir de un registro inicial de nuestra aura o dibujo-diagnóstico. Yo interpreto su huella energética y accedo a tus registros akáshicos para guiarte en tu proceso de autoconocimiento y comprendas el aspecto sanador de la geometría, la línea y el color. Mediante una serie de activaciones o ejercicios guiados de imaginación activa, te ayudo a movilizar y restaurar tu energía.

Las sesiones son evolutivas, así vamos desvelando el mapa conceptual del cuerpo energético del ser humano, conociendo el potencial 

sanador de las formas-pensamiento que aparecen en los dibujos-medicina y gestando los códigos lumínicos que te proporcionan tus guías.

Con el dibujo canalizado puedes cambiar aquellos aspectos incoherentes o bloqueos de tu psique que te impiden fluir y activar los dones innatos que traes para el disfrute de la vida, entre ellos el de comunicarte con las entidades naturales y fuerzas inter-dimensionales a tu disposición en la rejilla planetaria, pues toda creación es una co-participación, mística y magia van unidas.

Las activaciones o meditaciones visuales canalizadas junto a las pautas que recibes para realizar cada dibujo se graban y van acompañadas de material teórico que recibes al finalizar la sesión.

 

Toda visión o intuición es portadora de una semilla de realidad. Imaginar significa poner en acción una imagen. Somos una fuente constante de imágenes, conscientes o no, mediante las cuales determinamos la realidad que experimentamos.

Testimonios