Talleres de #dibujo_y_energía:

aprende a canalizar y a manifestar tu más alto potencial

 

Toda visión o intuición es portadora de una semilla de realidad.

Imaginar es poner en acción una imagen que diseñará, cambiará y manifestará la realidad que experimentemos. Pero ¿dónde nacen las imágenes? 

La experiencia creativa es una vía de auto-conocimiento capaz de conectarnos a nuestro mayor potencial.

Cuando dibujamos depositamos nuestra huella energética en el papel. Esa imagen genera un campo de información que afecta su alrededor, retro-alimentando la misma vibración que hayamos experimentado al realizarla. No obstante, las imágenes tienen el poder de conectarnos a la multi-dimensión.

Más allá de lo que creemos ser, existe un campo vibracional donde habitan los  arquetipos visuales que colectivamente sostenemos, de modo que las imágenes que producimos son sutilmente dirigidas por ellos.

Pero existe un nivel más sutil aún, por el cual una imagen puede atraer y transmitir la fuerza catalizadora de las entidades vivas del Color y las Líneas organizadoras del espacio (o geometría sagrada).

Es a ese espacio donde deseo llevarte para que tu canal se abra a un mayor potencial de manifestar una realidad más acorde con tu esencia genuina. 

El método

El dibujo no se aprende, se siente. Entregar la mano a la criatura que llevas dentro es a veces tan difícil como soltar una memoria densa que omprime tu energía. Existen muchos métodos enfocados al rescate del bienestar, pero la mayoría nos hacen dependientes de un terapeuta. ¿Y si cada uno de nosotros fuese su mejor terapeuta?

Crear dentro de un CIRCULO de trabajo permite que te independices al mismo tiempo que comprendes que eres espejo del otro. Nuestra propia luz o autoridad interna nos suele dar miedo y acompañarnos es parte del juego.

¿Porqué escribimos y dibujamos?

La libre expresión de la línea y el color despierta el puente entre los hemisferios cerebrales. Nuestro sistema límbico se activa y aumentan nuestras capacidades cognitivas. Entrando en estados aumentados de percepción podemos activar a voluntad cambios oportunos en nuestro entramado psico-físico y, en consecuencia, irradiarlos hacia el colectivo. Creamos lo que vemos, todos nacemos con la facultad de canalizar.

 

 

El dibujo-diagnóstico y el dibujo-medicina

Practicando del dibujo vibracional visualizamos y accedemos al propio campo energético, el aura o cuerpo de luz que posee todo ser vivo. En este campo anclamos toda la información que vivimos desde nuestro consciente e inconsciente.  El primer paso es diagnosticar, revelar las formas que toman las cargas, los bloqueos internos que nos impiden fluir. Después aprendemos técnicas para reparar, nutrir e integrar, para crear nuestra propia medicina.

Trabajamos en series progresivas de dibujos a partir de un registro inicial de nuestra aura o dibujo-diagnóstico. Ello requiere una preparación previa, adquirir conceptos y herramientas energéticas, sumergirte en los ejercicios guiados de imaginación activa y aprender a entregar el lápiz a tu mayor potencial, el que te guiará durante el proceso de auto-sanación.

Gracias a mis lecturas canalizadas, te ayudo a traducir la información que vibra en tu dibujo, abro tus registros akáshicos y guío tu proceso de autoconocimiento hasta que aprendes a hacerlo tu mismo. Después damos paso a los dibujos-medicina, recibes pautas para saber atraer el aspecto sanador de la geometría, la línea y el color.

Los talleres están diseñados para desvelarte progresivamente el mapa conceptual del cuerpo energético, el potencial sanador de las formas-pensamiento y, a medida que avanzas, los códigos lumínicos, una forma de escritura visual que encripta paquetes de información medicinal.

Todas las sesiones se graban y van acompañadas de material teórico que recibes al finalizar la sesión.

 

Testimonios