OBRAS, VOCES Y VISIONES

¿dónde nacen las imágenes?  ¿y si las imágenes que producimos, pensamos o imaginamos creasen nuestra realidad? ¿cómo nos pueden sanar? ¿cómo acceder a las imágenes que modifiquen nuestro entramado pisco-físico?

¿qué es la visión? ¿qué significa ser un canal? 

 

‘…en tus ojos y en tu frente se cruzan las dos corrientes, la cobarde y la valiente, la oscura y la brillante, la cordura y la locura, la mente sincera y la traidora, la racionalidad y la capacidad de asociación sin medida ni holgura.

Allí donde se encuentran ambas maneras de percibir y actuar, allí creciente está nuestra facultad, no sólo de ver lo que hay, sino de crear mediante la consciencia nuestra realidad total, a imagen y reflejo de la Verdad que articulamos desde las cuerdas vocales y percibimos en los pabellones auriculares, en la que se mezclan el grito del espanto con las notas útiles emitidas por las vibrantes esferas parlantes de las entidades de luz que se comunican al mundo a través de ti…’ (comunicación del 13/5/2016)

 

Arte, sanación y mediumnidad

Desde 2016 vivo un cambio de paradigma, practico una nueva forma de entender la actividad artística con la intención de devolver al Arte su capacidad mágico-mística. Todos somos un canal en potencia, y con mi tarea artística y divulgadora, como investigadora y docente, quiero contribuir al reconocimiento del fenómeno mediúmnico.

Me encuentro co-creando junto a otras frecuencias anímicas o fuerzas interdimensionales que me facilitan los dictados que escribo y dibujo, la creación de obras y acciones en espacios públicos y los video-mensajes y textos que publico en las redes.

Existe una gama de sonidos o colores concreta que, como un código de barras, traemos a nuestra existencia al nacer y que define nuestra esencia genuina, nuestros dones y nuestro propósito de vida. Mi particular frecuencia me impulsa a promover el Arte como herramienta para la sanación y transformación de nuestra conciencia. Para ello sigo creando y generando nuevos contextos de difusión y enseñanza con el objetivo de que logremos conocer nuestra firma energética.

Para ello genero los círculos de #dibujoyenergía donde transmito técnicas energéticas, realizo activaciones y canalizaciones personales para despertar tu arte de canalizar y sanar tu mismo: te ayudo a limpiar tus canales de percepción para que aprendas a conectar con tu ser creador y se despliegue tu verdadero talento y misión.

Ningún canal es puro

Soy yo quien dibujo a través vuestro…’ (Anima mundi, comunicación del 28/6/2015)

Antes de ver y leer lo que comparto aquí, por favor, ten una papelera preparada! De entrada, no te creas nada de entrada, deja que resuene en tí aunque no comprendas… olvídate de la razón estética, nuestra razón de ser etérica tiene solamente una puerta, tu sabrás cuando se abre o se cierra!

En cada nacimiento, en cada nueva comprensión se da una muerte a un entramado, a un estado anterior de conciencia. Como parte de este juego, un día me abrí a otra velocidad de mi existencia. Recuperé mi capacidad genuina de percibir mediante la clarividencia y la clariaudiencia.

Canalizar requiere una actitud particular, la suspensión del juicio y de la racionalización en la que hemos sido educados. Su práctica pide una constante revisión para alisar nuestro terreno surcado de hábitos y mementos, para vaciarlo de las huellas que las memorias biográficas personales y colectivas dejan impresas en nuestras células. Ese es ‘el trabajo’ y yo lo llevo a cabo mediante el material que te comparto aquí: yo permito que mis obras me transformen.